Traduce la página

martes, 3 de noviembre de 2015

Balda para escritorio

     Un trabajo muy sencillo con un resultado estupendo. Simplemente unas lamas de palé, un bote de cristal y tres cantos rodados son los ingredientes para esta receta...








     Quería crear una pequeña balda dónde colocar los utensilios de estudio para poner sobre la mesa escritorio de mi hija y para ello utilicé tres lamas de palé y dos trozos cuadrados para los costados.





     Tirafondeé y colé todas las piezas de manera que quedara una especie de cajón pero que de los costados sobresaliera parte de la madera a la vez que una de las lamas quedara al ras y la otra más corta. Mejor se ve en la imagen...





     Ya las tenía lijadas antes de montarlas así que lo siguiente fue pintarla en blanco. Opté por utilizar Chalk Paint que luego barnicé, pero cualquier esmalte al agua o sintético hubiera valido.

     Además también utilicé esta misma pintura para pintar un bote de cristal que haría las veces de guarda lápices.







     Seca la pintura del bote (le di dos manos), teñí el mismo con tinte gris al agua...







     El taco de madera (lo pegué con cola caliente al bote) lo utilicé para pintar el bote sin miedo a tocar la pintura fresca. Una vez acabé lo despegué.



     Barnizado, con un poco de cuerda de cáñamo pegada con cola alrededor y unas letras en árabe (supuestamente el nombre de mi hija...) fotocopiadas y pegadas al bote terminé de darle forma.




 




     Las piedras tendrían la función de sujeta papeles, así que las pegué con cola caliente dejando un hueco entre ellas...





       Ya sólo quedaba pegar el bote y las piedras a la balda con cola caliente, ya que al ser pequeña y para niñ@s corrían peligro de caerse...



















     Trabajo terminado. Fácil, económico, y por qué no decirlo... bonito. Mi hija desde luego está encantada, y no hay nada como un cliente satisfecho...



Hasta pronto.