Traduce la página

lunes, 20 de octubre de 2014

Lámpara de flores de papel

     Aquí estamos otra vez, poco a poco creando y surgiendo cosas nuevas.

     He comenzado el otoño haciendo cambios. Esta estación se me hace cuesta arriba y de esta manera es más llevadera.

     Me he puesto a mover muebles y demás... al hacerlo me he topado con una lámpara a la que tengo mucho cariño, ya que se la hice a mi marido siendo novios, pero el cuerpo me pedía cambiarla y así lo he hecho.



                  He aquí el antes...                                     Y el después...




     Para hacerla, cuando se me ocurrió crearla utilicé los siguientes materiales:

-Alambre: para dar consistencia y movimiento a la lámpara.
-Papel y cola blanca: para darle cuerpo. Aunque el toque final se lo di con cinta de carrocero.
-Cartón: para los pétalos. Sería la base a partir de la que comenzaría a dar forma a la flor.
-Un tiesto
-Una tapa de un bote de pintura de la medida del tiesto, para encajarla en él.
-Pintura, fieltro, legumbres... lo que se me ocurrió para decorar.
-Kit para la lámpara: cables, casquillos, interruptor, enchufe, bombilla

     Para sujetar la lámpara, até el alambre de lo que es el tallo a la base del tiesto (el orificio de salida del agua).

     Bueno, ya tenía la lámpara, y funcionaba. Ha funcionado perfectamente durante muuuchos años. Ahora tocaba tunearla un poco, actualizarla o simplemente lavarle la cara. De paso también restaurarla un poco, que con los años y el uso se había deteriorado un poquito.

     Le quité toda la pintura del tiesto, junto a las legumbres que tenía pegadas como decoración.

     A la tapa le quité el fieltro verde, que ya le había cogido manía, además de estar muy sucio.



     La pinté toda en blanco. Los tallos, después de reforzarlos, los forré con lana, utilizando para ello cinta de doble cara (así quedaría fijada sin moverse).

     A la tapa, en la zona de la junta, le pegué alrededor una cuerda de cáñamo, ya que la tapa tiene un surco y a la vista quedaba feo.



     Posteriormente le puse una tela pegada por zonas, a lo que añadí unos cantos rodados para terminar de decorar la base.



     Para terminar, añadí a las flores unas tiras de lana que lleva como unos pompones, lo cual daba a la flor más volumen y me gustó.


     Aquí se puede apreciar el resultado de los detalles: las flores, los tallos, las piedras...





     Y este es el resultado final, estoy contenta, al tiesto le añadí un detalle en tela de saco para romper el blanco...






Espero te haya gustado.

Gracias por tu visita.
¡Hasta pronto!