Traduce la página

lunes, 12 de mayo de 2014

Lámpara reciclada con elementos naturales

     Acabo de terminarla y me encanta cómo ha quedado.

     La verdad, no ha sido nada planeado, otras veces tienes algo en mente y vas buscando los materiales adecuados hasta que das con ellos.

     Esta vez, en un día de río vi la madera y me gustó. Estuvimos jugando a hacer un pequeño jardín allí y cuando no fuimos no me la llevé.

     Otro día volvimos al mismo sitio a pasar el día y el pequeño jardín que hicimos seguía intacto.

     Ese día cogí la madera, la miré, y zas...me vino a la cabeza que podría hacer con ella una lámpara de mesa.





     Allí mismo comencé a abrirle el surco por dónde le pasaría el cable, y el orificio dónde iría el casquillo. 



     Aprovecharía para ello, una lámpara vieja que tenía en casa y, lo único,  le compraría una tulipa en condiciones.

     Llegados a casa, a los días me puse manos a la obra, pero antes le di bien de protector de madera insecticida para matar los posibles habitantes no deseados que pudiera tener.

     Primero fue cortar un extremo que haría de base de apoyo. 

     No la lijé demasiado, ya que me gustaba el aspecto rudo que tenía. Y la barnicé.

     Mientras se secaba, cogí un listón que tenía perfecto en medidas para usarlo de base , lo desgasté y le hice algunas ranuras, después lo teñí del tono de la madera. Cosa que me costó, pero mi cabezonería algo tenía que tener bueno, no lo dejé hasta dejarlo a mi gusto.

     Los uní con cola y un tirafondo bien largo, pues la madera tenía su peso.

     La tulipa quedaría torcida ya que me adapté a las formas de la madera, pero eso quería, le daba un toque que me gustaba.

     El resto fue meter el cable, hacer las conexiones, poner la tulipa y...






¡Me encantó el resultado!




      Elegante, verdad.

      Cómo me gusta que el resultado de lo que haces te sorprenda para bien. Y así me pasó con esta lámpara.