Traduce la página

domingo, 27 de abril de 2014

Cuadro en acrílico de Eric Waugh


    También me gusta pintar, o al menos intentarlo. El caso es experimentar en campos nuevos y enriquecerse de ellos.

     Esta vez, quería pintar un cuadro grande. Pero mi imaginación no da para tanto, y ante un lienzo en blanco no me siento capaz de crear desde cero. Quizá algún día me pique el gusanillo.

     La solución... Internet.

     Bendito Internet, ¡de cuántos apuros nos saca!



     Curioseando por las imágenes que salían en la red, de pronto... lo vi, ese era el cuadro que quería para el salón. ¡Encima del sofá quedaría perfecto!
 
      Se trata de un cuadro de Eric Waugh titulado "La quadra". Busqué las medidas, no tenía mucha relevancia pero me picó la curiosidad, y se adaptaba perfectamente al tamaño que buscaba.


 Me dio un poco de vértigo meterme en un cuadro tan grande (casi 1 x 130m) pero me gustaba y decidí lanzarme.

   
   

     Si que había pintado otros cuadros pero nunca uno tan grande, con la dificultad añadida que en este caso quería que el resultado fuera, a ser posible, igual al original en cuanto a las proporciones y distribución del cuadro.

     Conseguir los colores ya me parecía algo muy difícil, y decidí que ese sería el toque personal que me suele gustar dar a las cosas que hago.


Una vez me hice con el lienzo, lo manché con aguaplást para dar al cuadro un efecto de relieve (primera diferencia con respecto al original).

  Le di una base de blanco roto, y una vez seco, con tiza de color marqué una cuadricula que también marqué en el folio en el que imprimí la imagen.

     Marcar el dibujo no me costó demasiado, lo complicado fue lograr los colores y el efecto de difuminados (hay que tener en cuenta que la única idea que tengo de pintura es lo que he aprendido de manera autodidacta metiéndome en fregados parecidos, nada de preparación técnica).


     Decir que, según lo iba haciendo me iba sorprendiendo a mi misma. Me gustaba lo que iba saliendo.





     Una vez pintado, para conseguir el efecto exterior como manchado, le di con betún de judea difuminando antes de secarse dándole profundidad y además le di en los bordes del dibujo con pintura en relieve, lo que le dio más profundidad aún.








     Para acabar lo barnicé con barniz acrílico satinado y ya. Quedé totalmente satisfecha con el cuadro tan bonito que me quedó. Espero que a vosotros os guste tanto como a mi.




Gracias por tu visita