Traduce la página

miércoles, 16 de marzo de 2016

Funda para sofá individual

     Hace bastante que no escribo nada, pero he estado muy liada con el trabajo que hoy presento.

     Se trata de un sofá individual que en principio me dijeron de retapizar, pero por el tipo de tapizado del mismo sería meterme en un lío. Así que le propuse hacerle una funda por encima, lo cual le pareció bien.

Este era el sofá.                                                      Y así quedó.   




     Manos a la obra...

A tomar medidas (para comprar la tela) y hacer los patrones...

     Las medidas fueron siempre del largo (respaldo, trasera, asiento, zona del faldón...) sumándoles un margen. Y para el ancho tomé la medida más ancha que era la parte trasera (también sumándole un margen).

     Los patrones los saqué con papel sobre el mismo sofá, y de ahí marcar la tela y cortar. Siempre dándole más para no quedarnos cort@s, y  teniendo en cuenta el dibujo de la tela y la dirección del hilo para no llevarnos sorpresas al coser las piezas.



     Una vez cortadas las partes del sillón, coloqué las piezas sobre el mismo cada una en su sitio y las uní con alfileres, para luego hilvanarlas.



      A los bordes les pondría un ribete, que haría con cuerda forrada con una tira de la misma tela...



     Antes de empezar a coser asegurarse de que encaje bien la funda probándola las veces que sea necesario. Y luego coser.

   


     La parte trasera la hice con vuelo ya que para andar poniendola y quitandola a la hora de probarla en el sofá, para después coserla me sería más facil. Sino tendría que coserla una vez colocada.

     Asi que corté por la mitad la parte trasera y le añadí un rectángulo que luego haría efecto fruncido o faldón e iría sujeto con un lazo.



     Volver a hilvanar, probar y coser.

     Por las formas que tenía el sofá pedía ponerle algo de relleno para que no se marcaran las zonas duras del mismo.



             

      Anteriormente le quité los botones que reultilicé con la misma tela y volví a colocarlos para seguir con el estilo capitoné, ya que viste mucho más el sofá.

  



     Para los faldones, que llevarían un pequeño pliegue, hice unas tiras con la tela para ponerle unos lazos decorativos.




     Y así, con algunos detalles más, como el dobladillo hecho con punto invisible para mantener la caída de la tela, sujetar la zona del asiento para que no se mueva, atar los botones del capitoné al respaldo, además de un cojín que le añadí... di por terminado este sofá tuneado.


 

 




A mi me ha gustado el resultado, ¿y a ti?


     Hasta pronto.